Conductores alcoholizados irán al médico de forma obligatoria



Se prevé identificar a aquellos que padezcan un consumo abusivo

espirometria-alcohol_237917














Todo conductor que presente una concentración de alcohol en sangre superior al límite permitido por la normativa deberá comparecer ante un equipo sanitario para una evaluación de su grado de adicción. En caso de que se confirme su dependencia, se le propondrá iniciar un tratamiento.
El director del Programa de Salud Mental de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Horacio Porciúncula, dijo a El Observador que se implementarán “dispositivos rápidos” de asistencia obligatoria, tanto en la órbita privada como pública, para que “aquella persona que haya tenido alguna detección de consumo de alcohol tenga la posibilidad de plantearse un tratamiento”.
Entre agosto de 2013 y julio de 2014 se practicaron 26.959 espirometrías en todo el país, según datos de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev). De éstas, 1.618 (6%) arrojaron un resultado superior al límite permitido por la normativa (0,3 gramos de alcohol por litro de sangre). Esta cifra fue presentada por el presidente del organismo, Gerardo Barrios, como una de las tasas “más bajas del mundo” pero que, de todas formas, significa que cada día habrá cinco alcoholizados al volante que “van a lesionar a alguien”. En 2007 −cuando el límite legal era de 0,8 gramos de alcohol−, la tasa de espirometrías positivas era del 26%.
No obstante, en la actualidad hay 13.000 uruguayos inhabilitados para conducción por haber cometido esta infracción, sin que esto suponga ningún abordaje médico. Algunas intendencias brindan una consulta psicológica. Por la Ley Nº 19.120 se considera una falta la conducción de vehículos con niveles de alcohol en la sangre superiores a 1,2 gramos por litro.
“De esos 13.000 solo esperamos que a los seis meses o al año vayan a la intendencia y les devuelvan el permiso de conducir”, señaló Barrios durante su exposición en el Primer Simposio Internacional sobre Uso Problemático de Alcohol. Y agregó: “Es importante identificar aquel que se tomó un vaso de whisky, salió y justo lo agarraron, del otro que tiene un consumo problemático serio de alcohol”.
Para Porciúncula, una espirometría positiva “por lo menos amerita un encuentro con un equipo de salud” para, en primer lugar, brindarle información y asesoramiento al individuo sobre lo que constituye una práctica de riesgo. Si se constata un patrón de consumo abusivo, se podrá hacer el diagnóstico y la derivación correspondiente a una unidad de atención especializada. “Va a ser un elemento altamente beneficioso”, afirmó.
Mezcla fatal
Si solo se contemplan los exámenes positivos practicados a motociclistas, la tasa se eleva a 6,9%, un guarismo superior al registrado por los automovilistas. “Eso pasa todos los días de la semana. Los motociclistas alcoholizados, solos o contra otros, terminan involucrados en siniestros de tránsito con lesiones leves o graves”, apuntó Barrios.
Además, la relación es directa entre espirometrías positivas y la probabilidad de fallecer. Entre
los muertos del período se registró un nivel del 7,6%, dos puntos porcentuales más que entre los lesionados leves. “Todavía hay quienes que creen que el alcohol facilita la conducción vehicular”, criticó el jerarca. Una ingesta de alcohol de solo 0,25 gramos duplica el riesgo de sufrir un accidente (ver Efectos al volante).
Del total de controles de alcohol a conductores y peatones involucrados en siniestros de tránsito, tres de cada 10 casos correspondieron a menores de 29 años. Con este dato, Barrios indicó que el consumo no es privativo de los más jóvenes, dado que es un comportamiento cultural socialmente aceptado en todas las edades y que, hasta ahora, no se ha podido quebrar con las campañas de sensibilización.
Desde las 20 horas del viernes a las 8 del lunes es el período considerado “crítico” al concentrar más accidentes y más lesionados graves. Más de la mitad de los muertos se registra en estos días, en particular, entre los más jóvenes.

Efectos al volante
INICIO DE LA ZONA DE RIESGO: 0,25 GRAMOS
Excitabilidad emocional
Tolerancia al riesgo
Subestimación de la velocidad y aumento del tiempo de reacción
Problemas de coordinación y alteraciones en la precisión de los movimientos
EL RIESGO SE MULTIPLICA POR 2

ZONA DE ALARMA: ENTRE 0,25 Y 0,40 GRAMOS
Falsa seguridad, agresividad
Mala percepción de las distancias, sensibilidad al deslumbramiento
Alteraciones motoras y en la toma de decisiones
Más errores en la trayectoria
EL RIESGO SE MULTIPLICA POR 5

CONDUCCIÓN PELIGROSA: 0,40 A 1,50
Sobreestimación de la capacidad, más tolerancia al riesgo
Visión doble
Graves alteraciones de atención y en la toma de decisiones
Mayor tiempo de reacción
EL RIESGO SE MULTIPLICA POR 9

CONDUCCIÓN ALTAMENTE PELIGROSA: ENTRE 1,50 Y 3 GRAMOS
Graves problemas de percepción
Importantes dificultades de atención
Graves alteraciones del control y coordinación motora
Toma de decisiones gravemente afectada
EL RIESGO SE MULTIPLICA POR 20

CONDUCCIÓN IMPOSIBLE: MÁS DE 3 GRAMOS
Embriaguez profunda
Estado de estupor y progresiva inconsciencia
Posibilidad de coma
Riesgo de muerte
EL RIESGO SE MULTIPLICA POR 40

Cada vez más usuarios violentos

Cada vez más usuarios requieren atención por trastornos asociados con el alcohol. Según informó Horacio Porciúncula, se trata de pacientes “cada vez más graves, más complejos y más violentos” que no son “alcoholistas puros”, sino policonsumistas. Si bien no pudo precisar la cantidad de pacientes atendidos desde que se inauguró la primera unidad de trastornos asociados con el alcohol en el Hospital de Clínicas en noviembre de 2013, el especialista dijo a El Observador que entre el 3% y el 5% corresponde a “personalidades violentas, con alteraciones orgánicas, consumos de largo plazo o en situación de calle”. En el marco del Primer Simposio Internacional sobre Uso Problemático de Alcohol, Porciúncula indicó que ha sido problemática la implementación de equipos para el abordaje de estos pacientes en las emergencias de los hospitales. También ha sido difícil conseguir la retención de los pacientes para un tratamiento prolongado. ASSE inaugurará en los próximos días dos nuevas unidades de atención para la desintoxicación hospitalaria en Montevideo y Artigas.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Principales tareas de un Técnico Prevencionista

Definiendo medidas correctivas y medidas preventivas.

¿Cuáles son las ventajas de la seguridad e higiene industrial?