Buscar este blog

SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL Y RESPONSABILIDAD TECNICA POR ARQUITECTO

20/11/13

Cormillot: 3 leyes para ser infelices

"El estrés no se produce sólo por lo que te pasa sino también por lo que vos te decís sobre lo que pasa", le explicó anoche el médico Alberto Cormillot a Alejandro Fantino en "Animales sueltos" (América). De todos los temas que trataron en relación a la salud, el que más me llamó la atención fue el del estrés. En términos sencillos —ésa es, a mi modo de ver, una de las características que hacen que Cormillot resulte tan didáctico en los medios masivos—, el doctor ofreció algunas pistas para enfrentar las dificultades diarias sin tener que pagar el altísimo precio que nos cobra el estrés.
Cormillot comenzó enunciando lo que tantas veces se ha dicho, pero que siempre es bueno recordar para entender de qué hablamos cuando hablamos de estrés. "El estrés es una respuesta natural del organismo frente a un estímulo —sostuvo—. Y, para decirlo en términos corrientes, hay un estrés positivo y otro negativo. El estrés negativo te prepara para la lucha o la huida. Cuando es de gran intensidad o de una intensidad más baja pero prolongada en el tiempo, se transforma en estrés crónico. Sometido al estrés crónico, el organismo se agota y comienzan a aparecer síntomas físicos, psíquicos y de conducta".
Luego, vino un concepto central: "El estrés no se produce sólo por lo que te pasa sino también por lo que vos te decís sobre lo que te pasa". Según parece, aquí el relato que cada uno se haga sobre sus propias circunstancias marca la diferencia. "Si, por ejemplo, entrás al canal y alguien no te saluda, lo más común es que no te haya saludado porque no te vio. Podés pensar eso y seguir adelante. Pero si en cambio, te decís que lo que quiso esa persona fue ningunearte, despreciarte, ignorarte, acabarás estresándote", indicó Cormillot. Y siguió demostrando que los vocablos que empleamos en nuestro discurso interno son armas poderosas. "Para tener una mejor calidad de vida, tenemos que cambiar el verbo 'deber' por 'preferir'", propuso.
El asunto es así: como sabemos todos, por experiencia propia, la realidad no ha sido diseñada a nuestro antojo. ¿Qué hacer frente a la discrepancia entre nuestro deseo y la vida real? He aquí la receta que Cormillot dio anoche en la TV: "Dejar de decir 'Yo debería ser distinto' o 'Vos deberías actuar conmigo de tal modo' o 'Las cosas deberían hacerse así', para pasar a afirmar 'Yo preferiría ser de tal o cual manera', 'Yo preferiría que me ocurrieran tales y cuales cosas, pero si no ocurren, no es horrible y no se va a acabar por eso el mundo'".
Para sorpresa de Fantino y de muchos televidentes, entre los que me incluyo, Alberto Cormillot aseguró que existen leyes que garantizan la infelicidad. Y enumeró tres de ellas. ¿Querés ser desdichado? Empezá hoy mismo a cumplir estos tres preceptos y en breve, serás una persona infeliz:
1) Pensá que lo malo que te pasó en la vida, te va a seguir pasando todo el tiempo.
2) Cree firmemente, y repetí para no olvidarlo: "El mundo tiene que ser como yo mando".
3) "Soy indispensable". Sostené esa certeza a rajatabla y viví como si la continuidad del universo dependiera de vos y sólo de vos.
¿Querés ser tan feliz como sea posible? Entonces, empezá hoy mismo a desobedecer esas tres leyes y al tiempo, algo habrá mejorado tu calidad de vida. Lo explicó Alberto Cormillot ayer en la TV, alrededor de la medianoche. Sospecho que una gran cantidad de espectadores se habrán ido a dormir con el propósito de rechazar desde hoy las tres leyes de la infelicidad.

Por Adriana Schettini

Publicar un comentario

El mundo se encuentra en la cuarta revolución industrial y Uruguay hizo "poco o nada para adaptarse"

Extraido de Observador Por Gabriel Pereyra El especialista en relaciones laboral dijo que los robots acapararán el sistema ...