Agua: única e imprescindible


La sed es el síntoma de que la falta de agua es inminente y es tardío por eso es necesario estar atentos



El organismo regula las necesidades gracias al mecanismo de la SED, las recomendaciones generales son de 2 a 3 litros diarios, mi consejo es tomar el doble de lo que tu cuerpo pida naturalmente.

La sed es el síntoma de que la falta de agua es inminente y es tardío. Eso quiere decir que no deberíamos esperar a sentirla para recurrir a un vaso de agua, especialmente en verano.

Lactantes, niños, personas afiebradas o con diarrea, adultos mayores, requieren más atención todavía, son plausibles de deshidratarse con rapidez. Sabio, el organismo, retiene agua cuando no la recibe en cantidades adecuadas, esperando con paciencia que le habilitemos el líquido para funcionar con normalidad, mientras pone en alerta otros sistemas, bajando la presión arterial por ejemplo. Cuando las pérdidas de líquidos no se reponen la deshidratación ocurre, con síntomas concretos además de la sed, y el cansancio, debilidad y eventualmente la muerte. Todos los extremos son peligrosos: el exceso de agua a gran velocidad, ocasiona síntomas incómodos como somnoliencia y debilidad y es tan indeseable como la deshidratación.

Las preguntas más comunes sobre el Agua:


Cuánto y para quién, es una pregunta recurrente, cuantos vasos de agua son necesarios al día? La respuesta es variable, porque depende de la edad y etapa de la persona ( embarazo y lactancia incrementan las necesidades), tipo de actividad laboral y física de la persona, temperatura del ambiente. Las enfermedades y traumatismos son factores que también aumentan los requerimientos del valioso líquido.

¿Por que los niños son más vulnerables a la deshidratación ?

Porque para el total de su peso corporal el agua representa un porcentaje mayor que el del adulto y en el caso de los más chiquitos, por la dificultad de expresar concretamente la sed.

¿Y durante el embarazo y lactancia?

En el caso de embarazadas el agua forma parte del aumento d e volumen sanguíneo que acompaña el desarrollo del embarazo, y provee de nutrientes al bebe, y se prepara para el parto y posterior lactancia. Durante la lactancia, la ingesta de líquidos es directamente proporcional a la producción de leche . Más allá de que otros factores condicionan la posibilidad de tener más o menos leche materna, siempre buena y necesaria para el bebé, independiente de la cantidad. El organismo de una mujer que amamanta necesita reponer el liquido que se utiliza para formar leche y así seguir produciéndola. incluso durante la lactada.

No solo en botella viene el agua

El consumo de agua puede hacerse a través de dos fuentes principales: las aguas comerciales y los alimentos. Casi todos los alimentos contienen agua, aunque algunos en mayor cantidad que otros. El contenido de agua de cada alimento condiciona de cierta forma su apariencia, textura , sabor y conservación.Las frutas y verduras en general son considerados fuente en este importante nutriente, la leche también aporta importantes cantidades de agua, mientras que los cereales y las carnes, no tanto. También las infusiones: Mate, Té , Café son excelente y delicioso vehículo para aportar agua a nuestro cuerpo, por esta razón el tipo de alimentación que llevamos determina la cantidad de agua pura que necesitamos tomar cada día. Las necesidades son individuales y variables según la época del año, como ya les comenté. Existen distintos tipos de aguas cuyas etiquetas están reguladas por el código alimentario :


Agua gasificada: agua a la que se trata con Anhídrido carbónico ( CO2)
Agua mineral : Con determinada composición de minerales envasada en origen
Agua mineral natural : de origen subterráneo, con determinada composición microbiológica y mineral
Agua Mineralizada: es aquella a la que artificialmente se le agregan minerales
Y la La calidad del agua se mide por su dureza que depende de la concentración de calcio y magnesio.

Finalmente, les cuento que el agua no es un alimento adelgazante, ayuda a limpiar y desintoxicar el organismo y podría contribuir a dar más saciedad, no elimina calorías en ninguna de sus formas. Las calorías extras, una vez acumuladas en el organismo, en forma de grasa solo pueden ser removidas haciendo actividad física y gástándolas, mientras se regula la calidad y cantidad de alimentos que se ingieren. El peso del cuerpo resulta de lo que ingresa (alimentos) y se gasa ( actividad) , el agua, no tiene calorías , por lo tanto no engorda ni adelgaza.

Tomen agua especialmente en época de fiestas, despedidas y excesos de comida y bebidas alcohólicas ¡!


OBSERVADOR

Luciana Lasus (*)



Luciana Lasus es licenciada en Nutición con especialización en alimentos. Es directora de la empresa Marketing de Alimentos
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Principales tareas de un Técnico Prevencionista

Definiendo medidas correctivas y medidas preventivas.

¿Cuáles son las ventajas de la seguridad e higiene industrial?