HACIA UN PAÍS PROFUNDO. La gira del doctor.

En "el medio de la nada", el médico Ramón Soto recorre una vez por mes el interior profundo del departamento de Salto. De pueblo en pueblo, atiende enfermos y reparte medicamentos.
EN RINCÓN DE VALENTÍN, Salto, SEBASTIÁN CABRERA
Aldori mira el techo en silencio. Se siente mal, hace cinco días que vomita. Es brasileño, casi no habla español y llegó hasta la policlínica de Rincón de Valentín, bien en el medio del departamento de Salto, porque lo trajo su patrón, el dueño de una estancia a 29 kilómetros. Primero lo atiende Mariana Sosa, "enfermera 24 horas" y casada con Ramón Soto, médico salteño que desde hace 22 años dirige la policlínica. Ramón lleva a Aldori a una camilla y lo revisa. Luego le ordena a su mujer que le pase suero con Buscapina y Domper. "Para mí que es un cólico hepático", dice. "Pero no conozco sus antecedentes y tengo el problema del idioma, ¿no?".
El doctor deja a Aldori recostado, arma un bolsito y se prepara para salir de gira: una vez por mes recorre más de 300 kilómetros durante unas 10 horas en el desolado este del departamento, por caminos rurales de tierra y piedra, repletos de curvas y rodeados de cerros y donde la señal del celular no llega. Tampoco el progreso. Con 47 años, Ramón es uno de los 150 médicos rurales que hay en el país, el 1% del total de profesionales en actividad. Seguir leyendo
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Principales tareas de un Técnico Prevencionista

Definiendo medidas correctivas y medidas preventivas.

¿Cuáles son las ventajas de la seguridad e higiene industrial?