Sindicato Médico pagó US$100.000 para transar en juicios a médicos

Para evitar demandas por mala praxis prescriben más exámenes de los necesarios



El deterioro de la relación médico-paciente en Uruguay es un hecho que se manifiesta en el aumento de demandas judiciales que los profesionales deben enfrentar. El seguro creado por el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) para enfrentar los juicios ha tenido que “invertir” US$ 95.500 en transacciones, para poner fin a juicios contra profesionales de la salud, según datos publicados en el número 2 de la revista Ser Médico, del SMU.

En Uruguay hasta 1985 no apareció ninguna demanda por mala praxis. Pero a partir de 1986 se registró el primer juicio contra un médico y una institución y desde entonces cada año han aumentado las reclamaciones, indica la publicación. .En 2004, con la autorización de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), se creó el Servicio de Asistencia Integral Profesional Cooperativa (SAIP-C), bajo la forma de un fideicomiso de administración de los fondos.

Desde octubre de 2005 al presente, el SAIP-C enfrentó 210 demandas.Del total de reclamos, 40 juicios ya finalizaron. Nueve de esos procesos concluyeron por sentencia interlocutoria (que se dicta antes de la definitiva) favorable, no apelada.Otros 16 concluyeron por sentencia definitiva en las que se absolvió a los médicos: siete de primera instancia y siete de segunda instancia (elevadas a Tribunal de Apelaciones) y dos por resolución de la Suprema Corte de Justicia, en casación.

Según estos datos, en los últimos cinco años y medio se dictó una sentencia condenatoria que obligó al SAIP (al médico) a pagar US$ 3.500, $ 14 mil y lucro cesante (lo que el paciente dejó de ganar y lo que habría ganado de no haber sucedido el daño).Otras 14 demandas se resolvieron con acuerdos transaccionales (a lo largo del proceso judicial las partes acordaron determinados pagos) en los cuales el SAIP invirtió US$ 6.800 por afiliado.

Hoy el SAIP, que funciona como una cooperativa mutua de seguros, tiene 5.500 médicos afiliados, entre socios del SMU (90%), de la Federación Médica del Interior (FEMI), de las Sociedades Anestésico Quirúrgicas (SAQ) y de la Asociación Odontológica Uruguaya.

A más edad, más riesgo

El SAIP provee servicio de defensoría en lo civil y penal (a cargo del penalista Gonzalo Fernández), administrativo (a cargo del estudio jurídico Ronsenbaum) y laboral, apoyo psicológico, un consultorio de atención, orientación y contención del afiliado, y un subsidio de US$ 50 mil por evento, con un máximo de dos eventos anuales.

Para contar con ese respaldo, los afiliados deben abonar una cuota mensual, que difiere de acuerdo con la edad y con la especialidad del profesional. Según señaló Alberto Piñeyro, presidente del SAIP, en la publicación referida, “hay 23 categorías diferentes”. Los precios disponibles en la web del SAIP indican que los anestesistas y especialistas quirúrgicos mayores de 50 años pagan la cuota más alta: US$ 546 mensuales. La cuota más baja corresponde a los practicantes de medicina: US$55 mensuales.Para aquellos profesionales no afiliados al SAIP pero sí al SMU la asistencia está a cargo del estudio del jurista Carlos Delpiazzo (en lo Administrativo y Civil) y de Fernández (en lo Penal).El 70% de los reclamos que enfrentan los médicos provienen del sector mutual y el 30% del ámbito público- hospitalario.

Tradicionalmente las reclamaciones civiles se dan en el nivel privado de asistencia y en las especialidades quirúrgicas, de ginecología y traumatología, mientras que las penales se dan en el nivel público y en especial hacia los servicios de Emergencia y Pediatría.
Sobre los montos reclamados, Fernández indicó que suelen ser “razonables”, aunque contó que tuvo un caso de US$ 290 mil de una paciente a la que le quedó una fístula tras una cirugía.La mayoría de las demandas se registran en Montevideo, pero el interior del país viene creciendo. Piñeyro señaló que Maldonado es un departamento “claramente problemático”, porque en época de turismo se atiende mucha gente y hay gran concentración de médicos.

El artículo de Ser Médico también subraya que, como consecuencia del aumento de reclamaciones judiciales, para evitar que se les impute mala praxis, los médicos prescriben la realización de pruebas diagnósticas (análisis clínicos) que exceden ampliamente las que serían habituales. Así, buscan reducir al mínimo los riesgos derivados de su accionar.
Esto se denomina “medicina defensiva” y se traduce en un doble perjuicio para el sistema sanitario: por un lado ocasiona un enlentecimiento en en la prestación asistencial, y por otro provoca que se encarezca la asistencia prestada.Seguro del SMU pagó US$ 100.000 para transar en juicios a médicos
MEDICINA DEFENSIVA.
Para evitar demandas por mala praxis prescriben más exámenes de los necesarios.
La buena o mala relación médico-paciente es el factor crítico para una demanda por mala praxis

LAS CLAVES

RESPONSABILIDAD.
El médico enfrenta tres tipos: civil, administrativa y penal.

ÁREAS.
Los mayores reclamos se dan en ginecología y obstetricia, traumatología, cirugía general, oftalmología y cirugía plástica.SUBSIDIO. Hasta US$ 50 mil por evento y hasta dos eventos en el año cubre el SAIP a sus médicos afiliados.CUOTA. Los afiliados al SAIP pagan una cuota diferencial en función de su especialidad y edad. Hay 23 categorías diferentes.5.500 Médicos. Están afiliados al seguro del SAIP (Servicio de Asistencia Integral Profesional). El 90% de ellos son médicos afiliados al Sindicato Médico del Uruguay (SMU).30 Juicios.

Por año enfrenta el SAIP, según el abogado penalista Gonzálo Fernández. Ochenta afiliados reciben por año cedulones (entre conciliaciones y demandas).US$ 95.500. Tuvo que desembolsar el SAIP para resolver demandas con acuerdos transaccionales. En cada uno de los 14 casos “transados” tuvo que invertir US$ 6.800.

OBSERVADOR



Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Principales tareas de un Técnico Prevencionista

Definiendo medidas correctivas y medidas preventivas.

¿Cuáles son las ventajas de la seguridad e higiene industrial?