Buscar este blog

SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL Y RESPONSABILIDAD TECNICA POR ARQUITECTO

1/6/11

Director de OIT reclama forjar una nueva era de justicia social

Un llamado de alerta ante la concentración de la riqueza, el desempleo juvenil, el estancamiento de las inversiones y la marquinalización de las pequeñas empresas que generan empleo realizó el Director General de la OIT Juan Somavia al inaugurar la 100ª sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra (Suiza).

Somavia añadió que una nueva era de justicia social debe estar basada en “un modelo de crecimiento diferente en el cual los mercados produzcan otros resultados. Por lo tanto realizó un llamado a forjar una nueva era de justicia social y crecimiento económico basados en el desarrollo sostenible, con el fin de ofrecer respuestas a una creciente agitación en el mundo laboral.

Desde la sede de OIT, Somavia advirtió que el mundo del trabajo enfrenta múltiples crisis, incluyendo un nivel alto e inaceptable de desempleo juvenil, estancamiento de las inversiones en la economía real, marginalización de pequeñas empresas generadoras de empleo, y una concentración indecente del los ingresos y la riqueza.

Somavia presentó su informe a la Conferencia titulado “Una nueva era de justicia social” ante unos 3.000 delegados de Gobiernos, Empleadores y Trabajadores. “En gran parte seremos nosotros, la familia de la OIT, los responsables de que una nueva era basada en la justicia social no sea solamente una visión idealizada y que en cambio se lleve a la práctica y se convierta en una realidad”.

“Este es el momento de contar con una OIT más fuerte”, dijo Somavia.

Expresó su preocupación por la actitud de complacencia ante la frágil recuperación económica y alertó que “tenemos frente a nosotros el peligro mayor de que se consoliden patrones de crecimiento ineficientes y reglas injustas para la globalización que estuvieron en la raíz de la crisis y que han causado un aumento sistemático de la desigualdad casi en todas partes durante los últimos 30 años. Volver a donde estábamos podría llevarnos a otra crisis más temprano que tarde”.

“No es extraño que la gente este molesta y enojada”, agregó. “Son muchos los que se sienten entrampados entre el impacto social inmediato que tuvo la crisis y estas tendencias a más largo plazo, incluyendo las clases medias”.

Somavia agregó que la gente también está decepcionada porque percibe que algunas instituciones financieras son consideradas “demasiado grandes para quebrar”, mientras que muchas personas aparecen como “demasiado pequeñas como para tener importancia”.

El resultado, dijo, es que “desde la plaza Tahir hasta la de Puerta del Sol, en calles y plazas de muchos países podemos observar el nacimiento de un movimiento popular y social liderado por jóvenes que podría cambiar el mundo”.

“No olvidemos que mientras hablamos aquí, los sucesos del mundo árabe y de otros lugares nos están enviando un mensaje muy claro: para lograr un cambio real se requiere de una movilización amplia y pacífica capaz de hacer resonar la voz y las demandas de la gente en los centros de decisión política. También debemos escucharlos”.

Somavia consideró que las recomendaciones de políticas de la OIT “contribuyen a tener un mundo con menos tensiones, más justo y más seguro. Con nuestros valores y nuestras políticas estamos en el camino correcto de la historia”.

Añadió que una nueva era de justicia social debe estar basada en “un modelo de crecimiento diferente en el cual los mercados produzcan otros resultados, resultados que impliquen libertad, dignidad, seguridad y equidad, resultados productivos que combinen la fortaleza de los mercados, la responsabilidad de las empresas, la formación de los trabajadores, el poder del diálogo social y las políticas públicas, de manera que se pueda lograr un crecimiento más eficiente con justicia social”.

“¿Cuál puede ser nuestro aporte? En cuatro palabras: liderazgo, conocimiento, dialogo y cooperación”, dijo Somavia. ”Les pido a todos aprovechar esta oportunidad de la 100ª Conferencia para asumir estos desafíos y reflejarlos en el papel que desempeñará nuestra Organización en el futuro. Debemos demostrar que al menos hay un lugar en el sistema multilateral en el cual se escuchan las quejas por el sufrimiento de la gente, y ese lugar es la OIT”.

La 100.a reunión (del 1 al 17 de junio) discutirá sobre los desafíos actuales y futuros en el mundo del trabajo, entre ellos: las tasas de desempleo, que actualmente se ubican en un pico histórico; la crisis mundial del empleo juvenil; la extensión de la cobertura de seguridad social a ocho de cada diez personas en el mundo que no cuentan con ningún tipo de protección social; el papel desempeñado por la administración del trabajo para garantizar un trato equitativo en el lugar de trabajo, y la extensión de derechos básicos en el trabajo para los millones de trabajadores domésticos, la mayoría de los cuales son mujeres.

En la Conferencia también intervendrán invitados especiales, entre ellos: la Canciller de Alemania, Angela Merkel; el Presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono; el Primer Ministro de Rusia, Vladimir Putin; el Primer Ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad; la Presidenta de Finlandia, Tarja Kaarina Jalonen, y la Presidenta de Suiza, Micheline Calmy-Rey. También participarán varios ex jefes de Estado y jefes de organismos internacionales.

Además de los debates sobre la situación actual del mundo del trabajo, el programa de la Conferencia también incluye: la propuesta de una norma internacional del trabajo sobre empleo doméstico; debates de alto nivel sobre desempleo juvenil en el Norte de África/Medio Oriente y otras regiones, sobre empleo y justicia social en una economía globalizada, sobre el papel del trabajo decente en una globalización más equitativa, ecológica y sostenible, y sobre la visión de una nueva era de justicia social. También habrá una discusión plenaria sobre el más reciente informe de la OIT acerca de la situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados.

El 10 de junio habrá un debate sobre niños en trabajos peligrosos. Este debate será parte de los eventos internacionales para celebrar el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, cuyo día oficial es el 12 de junio.

Fuente: OIT

Publicar un comentario

El mundo se encuentra en la cuarta revolución industrial y Uruguay hizo "poco o nada para adaptarse"

Extraido de Observador Por Gabriel Pereyra El especialista en relaciones laboral dijo que los robots acapararán el sistema ...