La prevención laboral como parte de la rutina

“La cultura preventiva en Uruguay no existe, ni en el trabajador ni en el empresario”, afirmó a EL TELEGRAFO la presidenta del Colegio de Técnicos en Higiene y Prevención de Accidentes del Uruguay (CTHP), Mónica Lorenzo, aunque se mostró optimista en cuanto se está dando un crecimiento del número de técnicos prevencionistas y un mayor respeto por las leyes y reglamentaciones de seguridad que están bajando el nivel de siniestralidad en Uruguay. En el marco de una visita al curso de técnicos prevencionistas que se dicta en el Instituto Técnico Superior de UTU, la gremialista, junto a los técnicos y docentes Luis Dantaz, Milton Navarro e Ismael Torres, refirió sobre la importancia que adquirió esta tecnicatura y su complementación con la trascendencia que se le comenzó a dar a la seguridad en el trabajo.
Crecimiento en el interior
“La integración de la seguridad en el ámbito laboral ha crecido mucho en los tres últimos años, y la carrera que ha crecido tanto en Montevideo como en el Interior ha sido por el requerimiento que hay de técnicos prevencionistas”. Reconoció que “antes era un núcleo más cerrado, pero ahora sobre todo en el Interior se necesita más gente”. También recordó que “las muertes que hubo últimamente a nivel laboral hicieron que se tuviera más en cuenta lo que hace el técnico prevencionista, que es el asesoramiento de las condiciones de trabajo, de los equipos de protección que tiene que utilizar el trabajador y que él mismo sepa que tiene que cuidar su propia seguridad”. En este sentido, dijo que “hay trabajadores que hace 20 años que no usan cinto, casco o guantes, decirles que ahora cambien es difícil, el trabajador no tiene una cultura preventiva”. La seguridad laboral se rige por la Ley Nº 5032 del año 1945, por lo que “en este tema también Uruguay legalmente fue un adelantado”.
La necesaria formación
El crecimiento de los técnicos prevencionistas en el país se da en el marco de un acuerdo, hace tres años, entre el Colegio de Técnicos en Higiene y Prevención de Accidentes del Uruguay y la UTU, con la puesta en marcha de una carrera terciaria de mayor nivel que el curso técnico anterior. La tecnicatura se dicta en Colonia y Paysandú.
Precisamente en este marco, los estudiantes que están cursando en el Instituto Tecnológico Superior de Paysandú (ITSP) ya están en el último año. Y la elección sanducera fue por decisión estratégica, particularmente porque hay fábricas e industrias importantes, y “los alumnos tienen una ventaja y es que mientras están haciendo la carrera entran y ven cómo es una fábrica, porque hay una cercanía importante con la UTU y los docentes, y eso en Montevideo se diluye”.
Otro hecho importante es que los docentes no se basan en teorías, sino que “están trabajando en la vida real, y no vienen por un tema económico, sino porque están haciendo una devolución”.Los prevencionistas que están dentro del colegio, a su vez, siguen formándose, y “todos los últimos miércoles de cada mes tenemos charlas técnicas”, lo que les permite mantenerse al tanto de los últimos cambios en seguridad laboral.
La demanda por profesionales es importante, al punto que aún sin haber culminado la carrera, ya hay estudiantes contratados por empresas e industrias como asesores de seguridad. Tal es el caso de ALUR SA, donde comienza un alumno la semana entrante, o los que están trabajando en Fricasa, en OSE y en Tecnodyl, por ejemplo. “La necesidad está generada, y el mercado garantiza en cierto modo que haya trabajo. Y eso que el ‘producto’ no está terminado”, comentaron jocosamente.
el crecimiento
Los colegiados en Uruguay ahora son unos 700, pero hay algunos más que no integran la gremial. De todas maneras, entienden que “a partir de 2006 hubo un salto muy grande, y ahora en Paysandú hay siete técnicos trabajando, pero a fin de año si aprueban todos egresan 23”, veinte de Paysandú y tres de otros departamentos. “Hay una demanda muy grande de técnicos prevencionistas”, considerando que la nueva planta de celulosa de Conchillas y la mina Aratirí demandarán profesionales. “El cambio que tuvo el país en los últimos 20 años ha sido brutal, y el que va a tener es impresionante”, dijo Dantaz. Este cambio se notó también en cuanto “ahora los inspectores del Ministerio de Trabajo están siendo técnicos prevencionistas, y las exigencias cambiaron también”. Sin embargo, ven ese cambio como un avance importante, ya que “es mejor hablar entre pares, que ambos sepan bien lo que dicen” para que los informes sean más claros y los requisitos bien entendidos. “Sin importar los gobiernos, porque hace tiempo que se viene dando, hay una búsqueda de mejor calidad de vida”.
Destacó que la diferencia es que “antes lastimarse formaba parte del trabajo, ahora no, es un riesgo evitable”.
Puntos de vista
Los técnicos hicieron una relación entre siniestros, trabajo y tránsito. “Si muere alguien en un accidente laboral, nos asombramos y lo vemos muy mal. Sin embargo, hay un accidente mortal en tránsito, y no lo vemos así. Es otro muerto más. Es entonces cuando uno ve que las empresas, industrias y trabajadores han tomado claramente que la seguridad es un plus del trabajo, no una carga. Es una ventaja, porque además tiene menores costos”. La muestra que tienen es que “cuando hay un accidente laboral es noticia, porque se da menos que antes”. También hay un apoyo importante con las normativas, como acuerdos internacionales que estaban firmados pero no reglamentados, y eso se hizo en los últimos años, dando mejores normas para evitar los accidentes.
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Principales tareas de un Técnico Prevencionista

Definiendo medidas correctivas y medidas preventivas.

¿Cuáles son las ventajas de la seguridad e higiene industrial?