DERRAME Evitaron que 100 mil litros de petróleo llegaran al Río de la Plata

Limpiaron 95% del petróleo vertido

Derrame. Se volcaron unos 100.000 litros; quedó una mancha en la costa de 620 m2

VIVIANA RUGGIERO

Un 95% de los 100.000 litros de crudo derramado fue recuperado ayer. En el arroyo Solís Grande solo quedaba una mancha de petróleo de 620 metros cuadrados. La Dinama extrajo muestras para determinar los efectos en el medio ambiente.

Después que el derrame de petróleo pudo ser controlado en la noche del viernes las tareas se concentraron en evitar la expansión del crudo en tierra y agua. Para ello, en el arroyo Solís Grande la Armada Nacional desplegó barreras de contención físicas (una especie de malla flotante) en los lugares donde había manchas del hidrocarburo.

En la tarde de ayer sólo quedaba una mancha de petróleo a dos kilómetros al Norte del puente del arroyo Solís Grande, según informó a El País el jefe de Relaciones Públicas de la Armada, Enrique Albornoz.

"Tiene unos 620 metros de extensión y está rodeada con las barreras por lo cuál no va a expandirse", aseguró Albornoz.

El jefe de Relaciones Públicas dijo que es "muy difícil" determinar la cantidad de petróleo que llegó a las aguas del arroyo. "Llegó únicamente el remanente de lo que no pudo ser atrapado en los pozos pero no se puede cuantificar con exactitud", agregó.

Albornoz destacó la importancia de que el crudo no haya llegado al Río de la Plata y dijo que en ese caso la situación hubiera sido "crítica". "Era el peor escenario. Una vez que llega al Río de la Plata contener el petróleo para que no se siga expandiendo es muy difícil porque es agua abierta", explicó.

En tierra, los trabajos se basaron en realizar profundas excavaciones. Los pozos sirvieron de "piletas" donde se concentró el petróleo. El hidrocarburo almacenado allí fue trasladado en "camiones tanques" a la boya de José Ignacio para ser depurado. Una vez que fue retirado todo el crudo, los pozos de varios metros de profundidad fueron rellenados con arena y tierra limpia.

Cuando los trabajos fueron finalizados, ayer al mediodía, en la zona del derrame el vicepresidente de Ancap, Germán Riet mostró su satisfacción por haber logrado rescatar el petróleo del medio ambiente. "Esto era lo más urgente", dijo y destacó que el petróleo se puede "procesar y reutilizar".

Riet informó que el derrame fue de unos 100.000 litros de crudo; el 95% fue recuperado. "No vemos ningún riesgo inminente en este momento", afirmó y calificó al derrame como "pequeño" y "sin consecuencias" de entidad.

ANÁLISIS. El impacto ambiental que generó el accidente ocurrido mientras se realizaban tareas de mantenimiento en el oleoducto (a la altura del balneario Jaureguiberry), aún no está determinado.

Personal de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) tomó diferentes muestras del entorno que serán analizadas a partir de mañana.

"Veremos cuál es el estado de situación. Lo que hay que ver es cómo repercute en el área ese petróleo", explicó a El País el director de la Dinama, Jorge Rucks.

"Tenemos que analizar cuál es el impacto que hubo con el accidente y proponer las medidas correctivas", afirmó.

El jerarca también aseguró que el derrame fue pequeño y destacó que se logró "controlar en tierra". "Se actuó con celeridad que es lo que se necesita en estos casos", aseguró. Y agregó: "El único problema que tenemos ahora es que queda una pequeña área de la costa del arroyo Solís Grande que hay que volver a sus condiciones normales porque la arena allí quedó con manchas", expresó.

Tanto Ancap como la Intendencia de Canelones manifestaron que "remediarán" los daños ambientales del terreno más afectado, donde se realizaron los pozos para concentrar el crudo.

ACCIDENTE. El derrame de petróleo ocurrió a las 17 horas del viernes cuando se realizaban tareas de mantenimiento en el oleoducto que une la boya petrolera de José Ignacio con la refinería de La Teja.

Los trabajos eran realizados en una planta de bombeo ubicada frente al estacionamiento del Yacht Club Jaureguiberry, en la cabecera Oeste del puente sobre el arroyo Solís Grande. Para poder trabajar, el combustible debe retirarse con una bomba succionadora y una manguera de goma.

En teoría, la manga soporta una presión de hasta 20 kilos de combustible, pero cuando trabajaba a siete kilos, según informó a El País el vicepresidente de Ancap Germán Riet, la manga explotó y provocó el derrame. Cuando la gerencia de Ancap alertó que había un derrame la Armada activó un dispositivo que es conocido como Sistema Nacional de Derrames, que depende de la Prefectura Nacional Naval.

Las subprefecturas de La Foresta y Piriápolis -unidades más cercanas a la zona donde se produjo la falla- mandaron embarcaciones a la zona con el objetivo de desplegar las barreras de contención físicas en el agua para evitar que el crudo que llegó al arroyo se expandiera en las aguas. Según explicó el jefe de Relaciones Públicas de la Armada, Albornoz, hubo que actuar con mucha "celeridad" porque el petróleo en el agua se dispersa fácilmente.

"Cuanto mayor es la celeridad en atacar un derrame, menor va a ser el daño. Aunque pasen pocos minutos una mancha de petróleo se dispersa y cada vez se hace más complicado contenerla", dijo.

Hasta ese momento lo que más preocupaba era impedir que el crudo llegara al Río de la Plata. Bomberos y personal de Ancap, por su parte, excavaron los pozos en tierra que sirvieron de piletas para reunir allí el hidrocarburo. Ancap no había podido, hasta ese entonces, cerrar la válvula adonde estaba conectada la manguera que explotó, por lo cual la fuga de petróleo continuaba. Sobre las 22.15 horas personal del ente logró finalmente cerrarla y la situación quedó controlada.

Manga: demanda a empresa

En los próximos días se realizará en Inglaterra un encuentro de varias empresas petroleras de Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, entre otros países de Latinoamérica, que realizaron demandas contra una importante firma. Según dijo el vicepresidente de Ancap, Germán Riet, a Telenoche se aprovechará la oportunidad para plantear la falla que sufrió la manguera comprada por Uruguay para trabajar con petróleo.

En 2010 hicieron un simulacro

En noviembre de 2010 Ancap y la Armada realizaron, casualmente, un simulacro de derrame de petróleo en el arroyo Solís Grande. El ejercicio consistió en colocar barreras de contención para lograr retener el petróleo, justamente lo que se necesitó hacer el viernes ante el accidente ocurrido mientras se realizaba el mantenimiento del oleoducto que une la boya petrolera de José Ignacio con la refinería de La Teja.

En el ejercicio se simuló que el derrame de crudo era producido por una avería del oleoducto y para su contención se desplegaron barreras de playa y se testearon barreras de contención de última generación que habían sido recientemente adquiridas.

Del ejercicio participó, al igual que el pasado viernes, la suprefectura de La Floresta. Una de las diferencias fue que en ese entonces había mal tiempo, lo cual le daba una mayor complicación a la prueba.

Aquel día la Armada informó, a través de un comunicado, que el ejercicio era muy importante porque permitía "adiestrar al personal y extraer conclusiones para mejorar la operativa en situaciones reales".

Según dijo a El País el jefe de Relaciones Públicas de la Armada, Enrique Albornoz "sin duda" el simulacro realizado hace apenas cinco meses "colaboró" para que el personal pudiera actuar rápidamente ante el derrame del viernes.

"Nos permitió aceitar procedimientos y darle celeridad a nuestra actuación. Son ejercicios de mucha utilidad porque permiten estar entrenados", afirmó Albornoz.

Derrames ocurridos en uruguay

AÑO 2010 En el mes de agosto se registró un derrame de fuel oil en la planta de Portland de Ancap en Nuevo Paysandú. El mismo fue contenido y no llegó al río Uruguay. El derrame comenzó en los tanques donde se almacena el combustible, que es utilizado por los hornos de la planta.

AÑO 2007 El sábado 22 de diciembre, unos 15.000 litros de crudo fueron vertidos al mar en la boya de José Ignacio mientras el petrolero Fort Bravant descargaba varios miles de toneladas de crudo. Fue un derrame pequeño, que llegó a la playa de La Juanita y a la desembocadura de la laguna Garzón. Los equipos de contención de Ancap, el Ejército y la Prefectura limpiaron el vertido en 48 horas. La pérdida de siete de los 20 bulones que fijan una platina a dos tuberías de la boya petrolera, fue la causa del derrame.

AÑO 1997 El 8 de febrero el buque cisterna San Jorge, de bandera panameña, encalló a 20 millas de las costas de Punta del Este cuando se dirigía de Argentina a Brasil. Uno de sus depósitos se rompió y derramó unas 3.000 toneladas de crudo. En plena temporada, el petróleo afectó 30 kilómetros de playas del balneario esteño, de José Ignacio a La Barra, y afectó seriamente a la Isla de Lobos. Una de las consecuencias de la contaminación que provocó más conmoción fue la muerte de miles de lobos marinos de la reserva natural de la Isla de Lobos. En pocos días se habían contabilizado al menos 1.700 crías de lobo marino muertas

El País Digital

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Principales tareas de un Técnico Prevencionista

Definiendo medidas correctivas y medidas preventivas.

¿Cuáles son las ventajas de la seguridad e higiene industrial?