Buscar este blog

TECNICO PREVENCIONISTA EN SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL

13/2/11

Mobbing: Cuando el trabajo se convierte en tortura

El mobbing o acoso laboral consiste en una serie de comportamientos causados por una o varias personas destinados a maltratar de forma sistemática y continuada a otra persona, con el consiguiente daño a su reputación, su salud física y su bienestar psicológico.

Se puede hacer mobbing mediante palabras, rumores o comentarios, asignación de tareas inadecuadas, monótonas o desagradables, consiguiendo que la persona se quede aislada del resto de sus compañeros… La persona acosada se ve atacada con mucha frecuencia, sin ser capaz de defenderse. Las personas que acosan pueden ser desde un jefe hasta un compañero o un grupo de ellos. Las causas de estas agresiones pueden ser muy variadas: desde intentar que la persona renuncie a su puesto de trabajo para no tener que indemnizarla por despido hasta demostrar el poder que se ejerce sobre ella.

Para las personas que sufren mobbing acudir al trabajo acaba convirtiéndose en una autentica pesadilla. Muchas de estas víctimas de acoso laboral acaban sufriendo casos graves de ansiedad y depresión. Algunas de ellas, después de soportar estas humillaciones durante años, acaban totalmente incapacitadas para el mundo laboral.

Para frenar estos graves comportamientos, conviene tener en cuenta las siguientes pautas:

Tú eres mucho más importante que tu puesto de trabajo. Si el ambiente de tu trabajo te está causando verdadero dolor, debes plantearte una salida lo antes posible. No importa lo bueno que sea el puesto de trabajo, lo primero debes ser tú mismo y tu salud física y psicológica.

Es más fácil frenarlo en las primeras fases: Las personas que acosan a sus empleados o compañeros empiezan con pequeñas bromas o frases hirientes. Si la persona no reacciona y demuestra que no sabe defenderse, los comportamientos ofensivos irán incrementando su frecuencia y gravedad. Por ello, la manera de pararlos es frenar a la persona en sus primeros ataques, demostrándole que no le tenemos miedo. Cuanto más prolongada sea esta situación en el tiempo, más difícil será encontrarle una salida.

Recuerda que el mobbing es un delito: La ley está de tu parte para defenderte de este tipo de comportamientos. Puedes consultar con tu médico, con los sindicatos, con los psicólogos de la empresa o denunciar este comportamiento a los superiores del acosador si los hay.

El apoyo de los compañeros es fundamental: Si tú eres la víctima del acoso laboral, intenta encontrar entre tus compañeros alguien que pueda apoyarte. Te será muy útil si el caso alcanza tal gravedad que tienes que acabar denunciándolo. Si tú no eres el acosado pero un compañero que está sufriendo mobbing te pide ayuda, plantéate que se está cometiendo un delito grave contra esa persona, que estás siendo cómplice de un maltrato y que mañana tú podrías ser la próxima víctima.

http://www.yobuscotrabajo.com/mobbing-empleo-hostil

Publicar un comentario

El mundo se encuentra en la cuarta revolución industrial y Uruguay hizo "poco o nada para adaptarse"

Extraido de Observador Por Gabriel Pereyra El especialista en relaciones laboral dijo que los robots acapararán el sistema ...