Buscar este blog

SEGURIDAD E HIGIENE INDUSTRIAL Y RESPONSABILIDAD TECNICA POR ARQUITECTO

13/2/11

¿La reacción y la adaptación a la adversidad claves para la mejora del desempeño en momentos de crisis?

En un entorno como el actual cobra una importancia determinante la gestión en el puesto de trabajo de la resiliencia, un término que los psicólogos emplean para referirse a la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores y de condiciones difíciles, o incluso traumáticas, como las que viven muchas empresas y trabajadores en estos momentos.

Precisamente, la capacidad de los empleados para desarrollarse positivamente a pesar de las dificultades, que se adapten para afrontar con éxito las adversidades y sean capaces de identificar oportunidades de crecimiento en los momentos de crisis será una de los aspectos clave del trabajo de los departamentos de Recursos Humanos, Formación y Desarrollo*.

La resiliencia supone un proceso dinámico fundado en la relación entre las personas y el ambiente en el que se trabajan o viven. Las empresas que desarrollan en sus empleados esa capacidad de resistencia y adaptación logran ajustarse a los retos del entorno a través de una respuesta constructiva e innovadora a la adversidad.

Los dos factores clave para la construcción de la resiliencia en el entorno de trabajo son el diseño organizativo y la presencia psicológica positiva de las persona. Me ocupare por ahora de lo que la organización puede hacer desde un punto de vista activo para impulsar la recuperación de las personas ante los momentos de crisis o anticiparse a posibles dificultades y riesgos.

La organización resiliente

La resiliencia en el contexto empresarial implica el diseño de un modelo de organización que facilite el mantenimiento y recuperación de la competitividad. Los elementos a considerar en este modelo serían:

1. La Cultura: La organización construye un clima emocionalmente positivo, donde se fomenta el reconocimiento de los éxitos y habilidades y donde existe la tolerancia al error como facilitador de la búsqueda de soluciones innovadoras en situaciones adversas.

2. La Gestión de personas: Existe apoyo del líder hacia sus colaboradores. El líder asume un papel orientador ofreciendo un marco de referencia estable y es capaz de delegar y confiar en las personas de su equipo (fomento del “empowerment”).

3. Los procesos de trabajo: que permiten a la persona autonomía en su puesto de trabajo incorporando un sistema de toma de decisiones donde la persona participa de las soluciones adoptadas por la compañía.

4. La formación: la empresa facilita oportunidades de desarrollo a la persona fomentando el aprendizaje continuo. Este aprendizaje se produce tanto en contextos formales de educación corporativa como las interacciones entre compañeros en el entorno diario de trabajo: aprendizaje colaborativo.

de resiliencia en los colaboradores puede facilitarse a través de la creación de redes sociales en la compañía (“networking”) que supongan un apoyo al empleado en aquellos momentos en que pueda encontrar dificultades.

*Informe de Tendencias de Formación y Desarrollo 2009

Antonio Rubio - Overlap

Publicar un comentario

El mundo se encuentra en la cuarta revolución industrial y Uruguay hizo "poco o nada para adaptarse"

Extraido de Observador Por Gabriel Pereyra El especialista en relaciones laboral dijo que los robots acapararán el sistema ...